Carmen

“Para organizar el festival tuvimos la ayuda de Ídem, que es una organización que trabaja con un equipo de trabajo de distintas áreas: un psicólogo, un sociólogo, un diseñador, y demás. Ellos se dedican a trabajar con las comunidades para capacitarlas en la autogestión.

Y la comunidad se fue sumando al proyecto, ¡fue muy bueno! Siempre nos sentimos muy felices y cómodos trabajando juntos. Acá nos conocemos todos, pero con esto nos conocimos un poco más. Y a los que no conocíamos también se integraron totalmente."

lapachorosado

"Fuimos muy unidos y todos trabajábamos de la misma manera. Nadie decía que era el que mandaba o el que tenía que hacer todo. He estado en comisiones en las que hay tres que deciden y los demás no se enteran. Acá era horizontal, nadie tenía un cargo, todo el mundo decía ‘yo puedo hacer esto, yo lo otro’. Y así, colaborando entre todos, ¡pudimos! En un momento yo me encargué de pedirle a todos los maestros de las escuelas que mandaran una frase para poner en los banquitos del parque. A cada escuela le tocaba un tema: medio ambiente, flora, fauna, todos temas relacionados con el parque. ¡Quedaron muy lindas!

lapachorosado

Cuando aparecían problemas que no teníamos previstos siempre pudimos salir porque, de una manera o de otra, la unión y el entusiasmo que teníamos nos llevaba a lograrlo. ¡Estábamos todos con ese día y esa meta en la cabeza! También es muy bueno que alguien te guíe y te dé entusiasmo para dar los pasos que tenés que dar. Gracias a ellos tuvimos las herramientas para resolver los problemas que surgían. El festival estuvo lindísimo. Cuando empezó el día, en este espacio tan grande, decías ‘¿dónde pongo las cosas?’ y parecía que no íbamos a poder hacerlo, pero la verdad es que salió impecable. Al final del día cuando terminamos todos decíamos '¡qué suerte que salió todo tan bien!’. Para mí ese momento fue el más lindo y emotivo. Nos abrazamos todos y dijimos ‘qué impecable que toda la gente se fue conforme’. ¡Ahí nos sentimos de maravilla!

Creo que el legado más grande que dejamos con esta actividad fue para los niños. Fueron tantos los niños que se juntaron ese día... Y cuando vos sos un chiquilín y te acordás de una fiesta tan linda como lo fue el festival -con circo, fútbol, actividades, juegos, alguien que te pintaba la cara, búsqueda del tesoro-, creo que te marca.

A la semana de que terminó todo hicimos un almuerzo y los chicos de Ídem nos trajeron una sorpresa. Daban premios al más colaborador, al más simpático, al que más se esmeró en esto o en aquello. Todos tenían una característica distinta. ¡Yo me gané a la más ‘Ricardita’ porque era dura por fuera y blanda por dentro! Y Milton al más directo, algo así. Me encantó.

Ahora ya sabemos un montón de cosas. Aprendimos muchísimo el año pasado y tenemos que ponernos a trabajar nosotros. No tenemos que estar tan pendientes de lo que nos haga Montes del Plata o la gente de Ídem, sino que nosotros mismo tenemos que seguir avanzando solos."

caif


Milton

“Cuando Montes del Plata decidió donar esta tierra a la comunidad de Conchillas llegó una convocatoria a través de Ídem. ¡Y nosotros no teníamos ni idea de qué era Ídem! La verdad es que, si no hubiera sido por ellos, no hubiéramos podido formar la comisión de vecinos y organizar lo que fue el festival..."

Carmen

"Para organizar el festival tuvimos la ayuda de Ídem, que es una organización que trabaja con un equipo de trabajo de distintas áreas: un psicólogo, un sociólogo, un diseñador, y demás. Ellos se dedican a trabajar con las comunidades para capacitarlas en la autogestión..."