CRISTINA

"Fue Cristina Banchero, una profesora nuestra, quién -en el año 2002- empezó a preparar estudiantes para las Olimpíadas Iberoamericanas de Física. Ella sin dudas marcó el camino para nosotras. En el 2005, ella cumplía 30 años de trabajo y en el acto final del liceo le hicimos un reconocimiento. Me acuerdo que justo coincidió con el Año Internacional de la Física porque se cumplían 100 años de la Teoría de la Relatividad de Einstein."

fisica

"En esa ocasión me tocó ser la maestra de ceremonias y dije 'ella no eligió la Física, la Física la eligió a ella'. Cristina es una enamorada de la asignatura e hizo su carrera de una manera muy sacrificada porque en los años 79', 80' tenía que dar exámenes monstruosos libres y con mucho sacrificio. ¡Pero es brillante y siempre lo fue! En mi caso, no fue que tenía una vocación muy marcada. Empecé la Facultad de Ingeniería y no pude avanzar en nada porque sentía que no era mi lugar. Esto fue allá por el 81', cuando todavía había examen de ingreso en la UDELAR. Cuando me fui de ahí entré en el IPA (Instituto de Profesores Artigas) y en toda la carrera solamente perdí un examen oral. Yo sentí que construí mi vocación, porque no fue algo que se me despertó. Fue una segunda opción porque la primera falló, pero cuando la encontré fui feliz.

Yo creo que lo que me marcó no fue tanto un interés particular en la asignatura, sino las relaciones humanas. Cuando empecé a trabajar en el liceo, Cristina me recibió con mucho afecto, al igual que yo después recibí a Raquel y otros profesores nuevos. Se formó un grupo humano impresionante. La realidad es que en los laboratorios de Física se pasa muy bien. Los espacios físicos habilitan y los laboratorios de ciencias tienen eso. 'El boliche', como le decimos nosotros a ese lugar que los profesores de Física nos ingeniamos para crear, se convierte en un espacio emocional que va más allá del espacio físico. Siempre me acuerdo de una frase de Cristina que es 'la emoción del conocimiento', que hace referencia a lo lindo que es emocionarte cuando aprendés algo nuevo. Y eso uno lo ve en los estudiantes todo el tiempo. Nos da mucha alegría cuando ellos pueden resolver una situación difícil para la cual creían que no tenían una solución. De pronto encuentran el resultado, o se dan cuenta de que una Ley Física les demuestra que algo era distinto de lo que creían. Creo que transmitir el amor a una asignatura debe ser parte de nuestro oficio y nuestra tarea como docentes es que los alumnos vivan la asignatura afuera del aula también. En parte, creo que nosotros hemos tenido la suerte de tener tantos alumnos que pudieron participar de las Olimpíadas de Física por nuestra metodología de trabajo. Somos varios los profesores que trabajamos dándole mucha participación a los chiquilines en el laboratorio. Los incentivamos a pensar por sí mismos, y tratamos de no darle protocolos fijos de trabajo en el laboratorio. ¡Y eso los entusiasma muchísimo!

fisica

Estamos todos con mucha expectativa de las Olimpíadas. Aunque el evento dura menos de una semana, todos tenemos la cabeza puesta ahí. Además de las competencias y pruebas que duran dos días, hay todo tipo de actividades recreativas porque la idea es promover un intercambio cultural. Por eso vamos a llevar a los chicos a que conozcan Carmelo y otros lugares de la región.

El intercambio cultural que se da entre los chiquilines mientras conviven esos días es muy lindo. Hay una imagen que nosotras siempre recordamos y es que, en el día de la ceremonia inaugural de las Olimpíadas, ves a los profesores delegados con sus tres o cuatro estudiantes divididos en 18 o 19 grupitos todos bien separados e identificados, atomizados... Y el ultimo día, en la ceremonia de clausura, ves a todos los gurises juntos abrazados, cantando y bailando. Y por otro lado a todos los profesores juntos. ¡Eso está muy bueno!

Llevar a cabo este evento requiere un gran esfuerzo colectivo por parte de la comunidad. Todas las organizaciones sociales se están involucrando y va a ser un evento muy importante para Carmelo. Por eso creo que hay que contagiar entusiasmo y transmitir que esto es algo que ayuda muchísimo. Quizá ayuda mucho a pocos, pero aunque sea a pocos, despierta vocaciones científicas y tecnológicas. Y, a la larga, la idea es que ayude mucho a muchos."



Cristina

"Fue Cristina Banchero, una profesora nuestra, quién -en el año 2002- empezó a preparar estudiantes para las Olimpíadas Iberoamericanas de Física. Ella sin dudas marcó el camino para nosotras..."

Raquel

"Yo no dudé nunca de mi vocación. Cuando estaba en quinto de liceo ya sabía que quería ser profesora: no sabía si de Física o de Química. Pero venía de una familia de maestros y docentes y eso estaba bastante decidido..."